29/8/10

TIC: Retos y Perspectivas del Uso de Un computador por Niño en Educación





Por: Luis Oswaldo Bernal Correa
Filósofo
Asesor Pedagógico en TIC


El desarrollo de la tecnología al que hemos asistido, sobre todo a partir de la segunda guerra mundial, exige como nunca antes de la más ágil y exacta comprensión de que seamos capaces. En este contexto los países más desarrollados han determinado su lugar en la política y la economía no solo por su capacidad productiva sino por la capacidad de innovación que han potenciado y desarrollado en el campo de la tecnología.

Es así como hemos pasado del desarrollo de los medios de comunicación de un solo canal de transmisión (televisión, radio, prensa) a canales de múltiples vías en los que se forja la interacción; por ejemplo, es común ver cómo los periódicos y la prensa en general ha incorporado a su industria la virtualización de sus ediciones con el fin de estar al día con el desarrollo de las noticias en todo el globo. Del mismo modo, es usual ver en la televisión cómo los televidentes usan sus teléfonos celulares para enviar mensajes que aparecen en la pantalla, o cómo se ha vuelto normal participar en concursos a través de mensajes de texto. Así mismo la radio trata de incluir a los radioescuchas en las emisiones radiales a través de líneas “directas” que los comunican con los otros radioescuchas ampliando el espectro de participación que se tenía, a lo que sumamos los Chat y los foros que estos medios organizan para crear comunidades entorno a sus industrias.


Empero, el elemento que ha revolucionado nuestra manera de ver y vivir el mundo no sólo anida en estos medios, sino que está cada vez más a nuestro alcance: teléfonos celulares que hace mucho dejaron su función primaria de comunicación y que ahora los definen un sinnúmero de aplicaciones que les permiten a los usuarios tomar fotografías, videos, y por supuesto, conectarse a la Internet; memorias USB, Ipods, mp3, mp4, juegos on line y la televisión digital entre otros. Es así como las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han impuesto el ritmo de desarrollo para nuestras sociedades.

Sin embargo, uno de los mayores inconvenientes que ha supuesto el desarrollo avasallador de las TIC, es la llamada brecha digital. Aquella distancia que se abrió entre quienes tienen los medios económicos para acceder a dichas tecnologías y quienes no lo pueden hacer, o en otros términos, la diferencia entre países desarrollados y países en vía de desarrollo.

Es en este marco en el que la pregunta por las TIC nos resulta apremiante: ¿Cuál es nuestra relación respecto a los mencionados avances? Lo que nos lleva a pensar la relación TIC- Cultura, y la múltiple y simultanea determinación entre ellas. Precisamente en este eje aparece uno de los temas más importantes a analizar: ¿Qué significado tienen las TIC en los procesos educativos? Pues como nos recuerda Martín Patino “Nada tiene pues de extraño que los cambios sociales, económicos, demográficos, tecnológicos, laborales, etc., contribuyan a enfrentar a la sociedad con su propio sistema de enseñanza”[i].


Puestos en esta labor es preciso reconocer el impacto que las TIC han representado en los procesos educativos a nivel mundial al hacer forzosa la inclusión de las mismas en la mayoría de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Pero ¿acaso las TIC son sólo herramientas? La respuesta es: No.

Nuestra perspectiva no puede concebir a las TIC como meras herramientas que se usan para un fin ulterior. Ya no se trata de un ordenador que reemplaza a la maquina de escribir sino que hoy las TIC determinan la manera en la que nuevas generaciones ven y se relacionan con el mundo tanto material como humano. Hemos entrado en una realidad diferente. Y “las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación están llamando a la puerta de la pedagogía”[ii].

Uno de los que se ha dado a la tarea de pensar la relación TIC-Pedagogía es “el profesor Jesús Beltrán Llera [que] llama pedagogía de la imaginación o de la construcción en Internet, a otro modo de enseñar y aprender distinto al del método tradicional”[iii]. Y es que el papel del maestro se ha renovado y se ha definido desde otra perspectiva, ya no resulta ser el poseedor del conocimiento ni el mediador del saber, al contrario, los jóvenes tienen acceso a infinidad de fuentes de información de manera directa, lo que hace de la educación un proyecto absolutamente paidocéntrico. Sin embargo, tenemos que reflexionar sobre dos problemas: el primero, la evidente ausencia en las instituciones educativas de los equipos que posibilitan una educación acorde con el desarrollo actual de las TIC, y segundo, el uso pedagógico de las mismas una vez éstas estén realmente a la mano.

Hablar de TIC en educación implica, entonces, trabajar para cerrar la brecha digital, y en este camino ya se ha avanzado a partir del libro Being Digital (1995), piedra angular que puso Nicholas Negroponte y que fue la base para la creación de la propuesta One Laptop Per Child.




Dicha propuesta desde una base constructivista y con los ojos puestos en el aprendizaje significativo, autónomo y cooperativo, “pretende dotar a los niños de los países en desarrollo (o de las zonas rurales) de una herramienta de última tecnología para mejorar la calidad en la enseñanza y en la educación”[iv] con el fin de prepararlos par responder a los retos de la sociedad de la información.


Desde este enfoque se han adelantado, en diversos lugares del globo, planes pilotos para hacer realidad esta propuesta, y Latinoamérica no es la excepción. En esta línea el BID ha establecido convenios y acuerdos con algunos gobiernos y con algunas multinacionales con el fin de apoyar la implantación del modelo de computación “1 a 1” en las escuelas de enseñanza primaria y espera que “los sistemas de enseñanza puedan aprovechar las nuevas oportunidades y el potencial educativo de la tecnología permitiendo a individuos comunicarse, aprender y trabajar por medio de redes”[v].

Sin embargo, la situación no es nada halagüeña si se tiene en cuenta el Informe Global de la Tecnología de la Información (Global Information Technology Report 2007-2008) elaborado por World Economic Forum, donde se afirma que en lo referente a las TIC “en América Latina y el Caribe, sólo 4 economías se encuentran ubicadas entre los principales 50 puestos”[vi], y al contrario de lo que se podría creer el EE.UU. ocupa el 4 lugar mientras que Dinamarca ostenta la cima de la lista y Colombia tiene el lugar 69.

De manera que, los esfuerzos ingentes que se vienen realizando no son aun suficientes para lograr el reto de la reducción de la brecha digital, máxime si contamos con que “el acceso a Internet que solo es una parte de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en el mejor de los casos llega al 25% de la población en Chile, pero en el resto de los países [de Latinoamérica] se encuentra entre el 5% y el 15%”[vii].
Con todo, en Colombia se han venido adelantando esfuerzos en esta línea de acción que se han concretado en la entrega por parte de Intel al ministerio de educación 1500 computadores Classmate, en el convenio marco de cooperación que se ha venido desarrollando desde el 2005, y con el que se pretende responder a las palabras de la Ministra de Educación Cecilia María Vélez: “Hemos venido trabajando un proyecto de nuevas tecnologías para que al año 2010 todas las escuelas públicas colombianas tengan por lo menos un computador por cada 20 niños, que el 90 % de las IE estén conectadas y que tengamos a prácticamente todos los maestros capacitados”[viii].

Empero, hay todavía más por construir en lo referente al uso pedagógico de las TIC, pues si bien la propuesta de la OLPC implica una pedagogía a partir de la familiarización del niño (a) con el Laptop, lo cierto es que no es sólo un trabajo de aprender haciendo, sino que como se anticipó, el rol del docente se ve directamente afectado al tener que actualizarse no sólo en cómo puede usar un computador y las herramientas de la Web para impartir su asignatura, sino cómo puede sacarle el mejor provecho a su nueva responsabilidad: pensarse la relación pedagógica contando con el elemento de las TIC no sólo en la escuela sino también en el juego, en el desarrollo de la personalidad del niño, y en su manera de ver el mundo, resolver problemas, y relacionarse con su entorno: amigos y familia.
Algunas de mis experiencias asesorando Proyecto Uno a Uno:
Pilotos Uno a Uno en Colombia: Riosucio, Caldas, Colombia. 2009

[i]Martín Patino, José Ma. La experiencia de EducaRed. El reto de la nueva pedagogíaEn: http://www.campusred.net/telos/articulocuaderno.asp?idArticulo=8&rev=67 Recuperado el 23 de Febrero de 2009.
[ii] Idem.
[iii] Idem.
[v] “Recientes iniciativas del BID en el tema de Computación Uno-a-Uno” En: http://www.iadb.org/sds/sci/site_7455_s.htm Recuperado el 23 de Febrero de 2009
[vii] ¿Que pasa con las Tic’s en Latinoamérica? En: http://blog.educanet.ec/blog/2008/10/03/%c2%bfque-pasa-con-las-tic%e2%80%99s-en-latinoamerica/ Recuperado el 23 de febrero de 2009
[viii] Men recibe donación de computadores por parte de Intel. (21 de octubre de 2007). http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/article-136725.html Recuperado el 23 de febrero de 2009

WEBGRAFÍA CONSULTADA:
Antonio Bartolomé y Martín Aiello. Nuevas tecnologías y necesidades formativas. Blended Learning y nuevos perfiles en comunicación audiovisual. En: http://www.campusred.net/telos/articulocuaderno.asp?idArticulo=2&rev=67 Recuperado el 23 de Febrero de 2009.

Un modelo para integrar. Las tic al currículo Escolar http://www.eduteka.org/modulos.php?catx=8&idSubX=243&ida=880&art=1 Recuperado el 23 de Febrero de 2009
TIC y Educación. http://www.pangea.org/jei/edu/tic-edu.htm Recuperado el 23 de Febrero de 2009
Biografía de Nicholas Negroponte. http://www.maccare.com.ar/biografia_negroponte.htm Recuperado el 23 de Febrero de 2009
Ref:http://topnews.net.nz/images/One-Laptop-Per-Child.jpg