29/6/10

¡Extra! ¡Extra! ¡El fin del mundo es en el 2110!

¡Extra! ¡Extra!
¡El fin del mundo es en el 2110!





¡Uich! El mundo ya no se acaba en el 2012.


Por: Luis Oswaldo Bernal Correa


Es una gran pena para todos los que esperábamos que el fin del mundo llegara en el 2012 tal como lo profetizó la cultura Maya, y sus dignos representantes SONY PICTURES en su cinta 2012. Hemos de esperar 100 años (Leer), ya no de soledad pero sí de zozobra, y les explicaré por qué.

La verdad yo me estaba animando porque -lo crean o no- la idea de asistir como espectador de primera fila al fin del mundo es cosa GRANDE, y ya habían pasado tres oportunidades en mi corta vida en la que el mundo también se iba a acabar y ¡Nada! (6 de Junio (6) de 1996)(1999 ó 6661)(2000). Mucho “Tilín” “tilín” y nada de paletas.

La falta de seriedad de la naturaleza o de Dios…no se sabe…hace que se prolongue la zozobra de hallarnos en los últimos días, como lo profetizaron Nostradamus, Jesús, Los Mayas…y charlatanes menos conocidos. En todo caso, la cosa se ha prolongado nuevamente porque “Científico mata Mayas”…a lo Colombiano.
Esto era lo que nos faltaba, que una voz autorizada nos dijera las cosas claras no como ese Nostradamus que desde que escucho de él cada tres años el mundo se va a acabar y nada…; y ni les digo de la Biblia en la que se habla del fin del Mundo para generar el típico “temor a Dios”, y además tienen el cuidado de no mencionar fechas por lo complicado que sería donde no se cumpliera la profecía…

¿Qué profecía es esa en la que no aparecen fechas?..mmm…es una profecía muy aburrida. «En cuanto al día y la hora, nadie lo sabe ni los mismos ángeles del cielo, ni siquiera el Hijo de Dios. Solamente el Padre lo sabe» (Mt. 24, 36 y Mc. 13, 32). ¡Que miedo!

Pero volviendo a la ciencia y a la luz, está confirmado, ya no fue un charlatán, o un (unos) “fanático(s) religioso(s)” (perdón por la tautología) la cosa ya es oficial, según un prestigioso científico el mundo se acabará en 100 años. Es en serio, y lo de prestigioso es cierto, o por lo menos en eso parece basarse lo espectacular de la noticia, pues Frank Fenner (eminente biólogo Australiano) afirma que nosotros, la humanidad, no sobreviviremos a nosotros mismos. Sin duda, la pobreza, la sobrepoblación, la contaminación, el calentamiento global nos llevará a la extinción.

Esta genialidad es un aliciente para quienes desean ser científicos, porque seguramente, a más de uno se le habrá ocurrido la misma idea haciendo un ejercicio de evaluación “causa-efecto”. En fin, tuvo que decirlo un científico para que se volviera noticia, pero si lo hubiera dicho un niño de 11 años tras una investigación en la asignatura de Ciencias Naturales la maestra lo habría reprendido por decir esas cosas, y lo habría mandado a que consultara nuevamente la tarea.


El problema no es que sea científico, de hecho eso es lo cómico e interesante porque muchas personas -y algunos científicos que no parecen personas sino que se creen hijos inmaculados de alguna verdad metafísica y científica- asumen que ser científico es ser más inteligente, mejor ser humano, más sensato… o alguna de esas cosas. Y se niegan a ser parte del común de los humanos que reconocen los límites del conocimiento y la razón, y así como Fenner advierte algo tan previsible, cualquiera con suficiente información lo habría podido hacer. El no vió el futuro… sólo leyó el presente.

Lo magnífico del Show no es la noticia misma, sino el haberle puesto fecha, adenda que garantiza que la información llegue a los lectores. Seguramente, el mundo se acabe antes o unos años después, sólo cabe recordar la advertencia hecha por Fenner, y por cualquier persona interesada en la supervivencia de la especie humana y del resto de los seres vivos del planeta.


No obstante, estas palabras que dedico a la noticia sobre el Fin del Mundo (2110) me sirve para mencionar que aunque es lamentable que deba recurrirse al sentimiento milenarista de la cultura occidental para que los lectores atiendan a un llamado que debería ser intuitivo dado que está en juego nuestra supervivencia, es más lamentable que científicos como Stephen Hawking (físico) hable de lo preocupante que es la inminente llegada de los extraterrestres que por demás son hostiles.
No sé qué me alarma más, si un fanático religiosos que quiera forzosamente que se acabe el fin del mundo y haga todo para que ello sea así o un científico que tiene profundas dudas existenciales sobre el sentido del universo y la inminente llegada de los hostiles extraños seres de otro planeta.


Finalmente, para aliviar su pena o exacerbarla… no sé… los invito a pasar un buen rato leyendo una página que está llevando la cuenta regresiva hasta que el fin del mundo llegue (quedan 905 días…ojo… en el 2012), si le creemos a Fenner nos quedan 31525 días o algo así… http://www.findelmundo.net/


Pero si no te interesa el fin del mundo…sino el fin de tu vida…nada más exacto que estasmuerto.com, se los recomiendo…


Pero si quieren ampliar el espectro de males que pueden acabar con la vida en este pequeño planeta, nada mejor que conocer las 10 Amenazas para el fin del mundo (sin contar a Dios, a los Terroristas, o Fenner).